Mes: abril 2019

¿Pueden los diamantes explicar el origen de los continentes?

¿Pueden los diamantes explicar el origen de los continentes?Las gemas más preciadas de la tierra continúan dando pistas sobre la formación de los continentes y el funcionamiento de la tectónica de placas en nuestro planeta. Las inclusiones internas (impurezas) de estas gemas muestran el relato del momento en el que se formaron y también del lugar, a profundidades innacesibles incluso hoy día para el ser humano.

Una investigación encabezada por investigadores del Instituto Gemológico de América ha extraído información a partir de los pequeños remanentes de minerales atrapados en los diamantes durante su formación. Las inclusiones en los diamantes han brindado a los geocientíficos información sobre el agua en el interior de la tierra, la mineralogía y las fases metálicas en la tierra profunda.

A la izquierda, diamante procedente de la frontera entre Sierra Leona y Libera, con una inclusión de sulfuro (de color oscuro) que dan pistas sobre cómo se formó el continente en África Occidental. | A la derecha, los sulfuros tienen un aspecto gris plateado y están rodeados por sistemas de fractura ennegrecidos. Estas fracturas se desarrollan durante el ascenso de la kimberlita porque los sulfuros se expanden más que el diamante. Fotos: Karen Smit / GIA.

Los investigadores examinaron diamantes de la zona minera de Zimmi cerca de la frontera Libera-Sierra Leona, conocida por producir diamantes amarillos y que están clasificados como tipo Ib porque tienen impurezas de nitrógeno poco comunes.

Al cortar y pulir placas muy finas de los diamantes Zimmi, los investigadores pudieron aislar y estudiar las inclusiones de sulfuro extrayendo isótopos químicos que ofrecían pistas sobre cuándo se formaron los diamantes, y las partes más profundas y antiguas de los continentes.


Las inclusiones minerales en diamantes nos permiten estudiar las profundidades inaccesibles de la Tierra, en algún lugar que la ciencia de hoy no puede alcanzar de otra manera


Esos sulfuros, por ejemplo, muestran que se registraron dos episodios de subducción en África Occidental. La subducción ocurre cuando la corteza oceánica se empuja debajo de otra placa tectónica durante la colisión en la tierra profunda. Los resultados mostraron que un primer evento de subducción fue registrado por los sulfuros de Zimmi hace unos tres mil millones de años, mientras el segundo sucedió en torno a los 650 millones de años.

El estudio arroja más conclusiones de carácter técnico y en la web del GIA se puede leer un resumen del trabajo.

Para más información consultar artículo original: www.goldandtime.org/noticia/82429/pueden-los-diamantes-explicar-el-origen-de-los-continentes


Una investigación arroja nuevas luces sobre el Tesoro del Carambolo

Una investigación arroja nuevas luces sobre el Tesoro del Carambolo

Que el conocido como Tesoro del Carambolo no perteneció a la quimérica Atlántida como postulaban algunos apasionados pseudoinvestigadores ya era un hecho para la comunidad científica más rigurosa de nuestro país. Lo que no se sabía a ciencia cierta era el origen de este fabuloso conjunto de piezas de joyería encontradas fortuitamente en las cercanías de Sevilla en el año 1958.

Pero retrocedamos al origen de tan peculiar descubrimiento. El hallazgo se produjo en la localidad de Camas, en un cerro (que allí se llaman carambolos) a tres kilómetros de la capital hispalense, donde se trabajaba en la ampliación de la Real Sociedad de Tiro de Pichón sevillana.

Por esas cosas que tiene la fortuna el arquitecto decidió a última hora ahondar más de lo previsto en una zona y fue allí donde, casi a ras de suelo el albañil Alonso Hinojo del Pino desenterró un brazalete. Tras la primera sorpresa los operarios siguieron profundizando hasta dar con una especie de orza de barro que contenía el resto del tesoro.

En total se trataba de 21 piezas muy elaboradas en oro de 24 quilates y con un peso total de 2.950 gramos. Sin embargo los trabajadores pensaron en un primer momento que se trataba de algún tipo de copia en bisutería de latón y decidieron repartírsela. En su desconocimiento, algunos incluso rasgaron el metal para comprobar rudimentariamente si se trataba de oro.

Poco tiempo más tarde y, ante la sospecha de que su posesión podría acarrearles problemas, los operarios decidieron entregar las piezas a las autoridades locales y a partir de ahí comenzaron todo tipo de especulaciones sobre su origen que han venido evolucionando hasta nuestros días.

Desde la Atlántida a Tartessos

Lo que hasta ahora se ha tenido claro es su datación. Según los análisis la fabricación del conjunto está datada, según varios expertos, en un lapso entre los siglos VI a V a.C. para el collar, y en torno a la primera mitad del siglo VII a.C. para el resto de las piezas.

Y en cuanto al origen de las piezas, las primeras investigaciones atribuyeron la creación de estas piezas a la cultura de Tartessos, una civilización local aún envuelta en el misterio, que floreció desde el siglo XII a.C hasta que desapareció de la historia en torno al siglo VI a.C.

Los más osados siguen creyendo que las joyas fueron labradas por los habitantes de la legendaria Atlántida, aunque sin más pruebas que las calenturas de su propia imaginación.

Sin embargo, a partir de 1979 los investigadores lanzaron otra teoría que concilió más acuerdo entre la comunidad científica: las piezas pudieron llegar a través de los navegantes fenicios que llegaron a esa zona del Mediterráneo en el siglo VII a.C.

Más cerca de la verdad

Sin embargo ahora estamos más cerca de conocer más datos sobre el tesoro a juzgar por el estudio publicado este mes en el Journal of Archaeological Science por la Universidad de Huelva. Aunque no arrojan la ‘luz definitiva’, sí que demuestra que las piezas no llegaron hasta el Carambolo desde la otra orilla del Mediterráneo.

El grupo de científicos españoles encabezados por el arqueólogo Francisco Nocete ha realizado un análisis químico e isotópico a los fragmentos de oro que se desprendieron de las piezas maltratadas por sus descubridores y concluyen que el metal procedía de una zona muy cercana al hallazgo, concretamente de la localidad de Valencina de la Concepción, situada a unos dos kilómetros del Carambolo.

Con estos datos los investigadores llegan a la conclusión de que las piezas debieron ser el producto de la mezcla de culturas, local y fenicia, ya que las piezas cuentan con una amplia variedad de técnicas como la filigrana, el soldado, la fundición a la cera perdida, el laminado y el troquelado, algunas de ellas ya empleadas desde el tercer milenio antes de Cristo.

El análisis resuelve así uno de los misterios con más controversia de este tesoro y pone en valor la trasferencia de conocimientos y de técnicas que se han venido desarrollando a lo largo de las orillas del Mediterráneo desde el origen de las civilizaciones, cuando las fronteras no eran un obstáculo casi insalvable.

Para más información consultar artículo original: www.goldandtime.org/noticia/81859/una-investigacion-arroja-nuevas-luces-sobre-el-tesoro-del-carambolo


Descubre cómo se forjó el mayor diamante del mundo

Descubre cómo se forjó el mayor diamante del mundo
 
Tras casi año y medio de trabajo, la casa londinense de alta joyería Graff Diamonds acaba de desvelar el resultado del corte y pulido del diamante más grande encontrado en el último siglo: el Lesedi la Rona. De esta piedra han salido 66 diamantes de entre uno y 100 quilates, pero el más espectacular se lo reservaban hasta ahora. Se trata del una gema en talla esmeralda de 302,37 quilates, la mayor que existe en el mundo y la «más pura» certificada hasta la fecha por el Instituto Gemológico de América (GIA).

Graff Diamonds compró en septiembre de 2017 por 53 millones de dólares el diamante Lesedi la Rona, extraído en Botswana en 2016 y que, con sus 1.109 quilates se convirtió en el segundo más grande jamás hallado en nuestro planeta, sólo superado por el Cullinan.

Sus maestros lapidarios han estado desde entonces trabajando a medio camino entre la artesanía y las últimas tecnologías para extraer el máximo rendimiento de esta gema «perfecta», de color D y claridad «excepcional», así como «excelentes» pulido y simetría», según el Instituto Gemológico norteamericano.

En este video se puede ver un resumen del proceso:

Para más información consultar artículo original:  www.goldandtime.org/noticia/82407/descubre-como-se-forjo-el-mayor-diamante-del-mundo


El diamante Hope, una gema maldita

El diamante Hope, una gema maldita

El histórico diamante conocido también como “el azul de Francia” o “la joya del rey”, cuenta con una dilatada trayectoria, en ocasiones vinculada a la desgracia. De acuerdo con el testimonio de su descubridor el comerciante de piedras preciosas Jean Baptiste Tavernier, procede de las minas de Golconda, en la India.

La piedra, que en bruto poseía 115 quilates y una irregular forma triangular, fue descrita y dibujada por el comerciante en su libro “Los seis viajes de Jean Baptiste Tavernier” junto con otras piedras preciosas que vendió al rey Luis XIV (1738-1715) de Francia en 1668.

Diez años más tarde el soberano encargó al joyero de la corte, Sieur Pitau, cortar la piedra. El resultado fue un purísimo diamante de 67.12 quilates, de forma triangular -con los lados cóncavos- y un profundo color azul grisáceo.

Engarzado en un broche de corbata, para su portador poseía un especial valor por el reflejo que desprendía desde su interior. Siete luminosos rayos en apología a su persona, “el rey sol” y el número, emblemático de la divinidad y la espiritualidad.

Para más información consultar artículo original: www.goldandtime.org/noticia/82398/el-diamante-hope-una-gema-maldita


Nuevo mecanismo para la señalización de inclusiones en gemas

Nuevo mecanismo para la señalización de inclusiones en gemasLa firma india Fine Star Diamonds, con sede en Mumbai, acaba de presentar un nuevo dispositivo basado en la tecnología láser para indicar, con una elevada precisión, las inclusiones de las piedras preciosas y así reproducir la ubicación en la que se encuentran de forma exacta en los informes gemológicos.

La empresa se dedica a la manufactura y venta de diamantes y publica en el área de usuarios el informe correspondiente al laboratorio gemológico (en su mayor parte del GIA norteamericano), pero lo hace de forma interactiva.

De esta forma el usuario puede ver la gema de su informe y ‘desvelar’ su interior a través de las diferentes herramientas del visor para encontrar rápidamente las inclusiones de la piedra u otras alteraciones. Este dispositivo permite el acceso rápido desde el móvil, por ejemplo.

Para más información consultar artículo original: www.goldandtime.org/noticia/82384/nuevo-mecanismo-para-la-senalizacion-de-inclusiones-en-gemas