Mes: junio 2019

Cartier eleva al cuarzo rutilo al universo de la alta joyería

Asociación de materiales, oposición de contrastes: las piedras preciosas y los minerales ornamentales se combinan para dar lugar a creaciones espectaculares en la última colección de Cartier, Magnitude. Entre ellas destaca el uso del cuarzo rutilo, que eleva a la categoría de alta joyería combinándolo con diamantes, zafiros o amatistas, estre otras gemas.

 Precisamente como explican desde la casa joyera, en esta colección «el diamante realza el cuarzo rutilo, el zafiro se combina con el ópalo matrix, la esmeralda se asocia al cristal de roca… Las gemas entablan un diálogo entre ellas al que se suman la opacidad y la transparencia, lo mineral y lo precioso, los colores puros y los cambiantes, la tierra y la luz».

Para más información consultar artículo original: www.goldandtime.org/noticia/82517/cartier-eleva-al-cuarzo-rutilo-al-universo-de-la-alta-joyeria


Encuentran la primera veta de Kimberlita en Canadá en 20 años

Encuentran la primera veta de Kimberlita en Canadá en 20 añosUna buena noticia para la minería canadiense tras los recientes cierres de explotaciones de diamantes.

Según acabamos de saber, los responsables de la mina Gahcho Kué acaban de encontrar una nueva veta de kimberlita con diamantes muy cerca de la explotación actual.

La ya denominada como kimberlita Wilson se encuentra a unos 200 metros al este de los actuales trabajos de minería y se descubrió durante las pruebas de perforación tras detectar anomalías geofísicas y geológicas en el área.

En la imagen, arriba a la derecha, la zona denominada Kimberlita Wilson encontrada a sólo 200 metros de las prospecciones actuales.

Se trata del primer filón de kimberlita encontrado en el área en más de 20 años y se ha bautizado así en honor de Alice Evelyn Wilson (1881-1964), reconocida oficialmente como la primera geóloga de Canadá.

Los primeros análisis arrojan que, en una muestra de 115 kilogramos se ha hallado un diamante de 0,28 quilates, lo que ha dado buenas sensaciones a los responsables de la mina. “Este descubrimiento demuestra el alto potencial de exploración del área de Gahcho Kué”, explicaba el director general de esta joint venture formada por la empresa Mountain Province y De Beers Canadá.

La zona de Gahcho Kué se encuentra en los llamados Territorios del Noroeste de Canadá, una de las zonas más agrestes para la minería de diamantes. Según un reciente análisis, las reservas de esta área se agotarían entre 6 y 11 años pero este nuevo descubrimiento da pie a una ampliación del plazo.

Para más información consultar artículo original: www.goldandtime.org/noticia/82499/encuentran-la-primera-veta-de-kimberlita-en-canada-en-20-anos


La identificación de gemas y el trípode gemolológico

La identificación de gemas y el trípode gemolológicoDesde nuestros comienzos en el mundo de las gemas, la principal meta ha sido indentificar la piedra que tenemos en nuestras manos. Después, saber si es natural o sintética y, en el caso de ser natural, si está tratada o no (tamibén es interesante saber si existe también un tratamiento -o no- en una gema sintética). Más tarde nos ha llamado la atención su valor económico. Es decir, su tasación y algo que va intimamente ligado a su tasación: ¿cuál es su procedencia geográfica?

En la gemología del siglo XX, la identificación se basaba en el llamado Trípode Gemológico: el refractómetro, el espectroscopio y el microscopio.

El refractómetro nos daba y nos sigue dando, un dato primordial para la identificación: ¿Cuál es el valor del índice, o los índices de refracción de una gema determinada?, y no nos olividemos de su birrefringencia cuando la hay. Tienen una gran limitación que es el límite superior de la medición de estos valores, ya que sólo llega a 1,80.

No podemos conocer los índices de las gemas con una refracción superior a este valor. Hay que reconocer que existen otros métodos para poder medir índices de refracción más altos, pero no con este importante miembro del trípode gemológico que es el refractómetro.

El espectroscopio de mano nos daba y nos sigue dando el espectro de absorción de las gemas en el visible. Sólo hay que interpretar las posiciones de las líneas y bandas de absorción en el espectro visible.

Además, se puede emplear tanto en gemas desmontadas como montadas. Tiene la limitación de que, si la gema no tiene una buena saturación de color, es espectro no es muy fácil de apreciar para un ojo que no esté muy acostumbrado a observación de este tipo de espectros.

El microscopio gemológico, con la posibilidad de trabajar en campo oscuro y en campo claro y en tres dimensiones y diferentes tipos de iluminaciones complementarias, nos da una amplia información del mundo externo de la gema (como es el acabado de su talla, su dureza, su conservación y limpieza…) y, lo que es más importante, su mundo interno. Sus inclusiones, sus defectos cristalinos debidos normalmente a su crecimiento.

De esta manera se puede incluso individualizar una gema. Pero en muchos casos nuestra gema a analizar está completamente limpia, lo cual es ya de por sí una pista.

Los nuevos materiales sintéticos y los tratamientos en muchas ocasiones no son detectados por este maravilloso e imprescindible trípode gemológico y es necesario aplicar otros instrumentos mucho más sofisticados y de mayor costo para poder resolver las dudas razonables que nuestro trípode gemológico no hace, aunque en ocasiones nos lo apunte.

Estamos en la gemología del siglo XXI.

Para más información consultar artículo original: www.goldandtime.org/noticia/82493/Goldtime/La-identificacion-de-gemas-y-el-tripode-gemolologico


Descubierto por azar un envío de zafiros sintéticos

Descubierto por azar un envío de zafiros sintéticosEl laboratorio GSI llama la atención sobre el hallazgo, en un envío de colgantes montados con diamantes que recibieron, de zafiros sintéticos incoloros que habían hecho pasar por diamantes.

Se trataba del análisis rutinario que un proveedor habitual suele hacer en ese laboratorio para comprobar la calidad de las gemas y joyas que comercializa. Lo llamativo fue que, al revisar los colgantes, algunos de ellos presentaban piedras de entre 1 y 10 puntos, que habían pasado como diamantes siendo, en realidad, zafiros sintéticos casi incoloros.

El uso de zafiros sintéticos para imitar diamantes es un fraude «muy poco habitual» según afirman desde el laboratorio gemológico, «pues lo habitual es encontrarse, en ocasiones, con diamates creados en laboratorio que intentan pasar como naturales».

Lo preocupante del caso es cuántos sintéticos o imitaciones pueden haber pasado antes sin ser detectados, pues cuando se trata de pequeñas gemas y melés no es habitual llevarlos a analizar y esto pone de manifiesto la necesidad de estar alerta y contar con un laboratorio gemológico acreditado para evitar, en la medida de lo posible, los intentos de fraude.

Para más información consultar artículo original: www.goldandtime.org/noticia/82476/descubierto-por-azar-un-envio-de-zafiros-sinteticos