Mes: junio 2020

Oris regresa al bronce con uno de sus relojes más emblemáticos

Oris regresa al bronce con uno de sus relojes más emblemáticosLa casa suiza hace una apuesta audaz, aunque segura, lanzando al mercado una serie limitada a 250 piezas de su Divers Sixty-Crono, diseñada para rendir homenaje a Hölstein, el pueblo donde se fundó Oris en 1904. Se trata de una versión en bronce de su Divers Sixty (un modelo clásico de los 60) y que se convierte también en el primer reloj hecho en Suiza que cuenta con un brazalete de bronce sólido.

El primer reloj de bronce que hizo su aparición en la manufactura fue en 2016, un reloj con una caja y bisel de bronce dedicado al primer buzo afroamericano de la Marina de los EE.UU, Carl Brashear (inmortalizado en la película Hombres de Honor).

A partir de ese año la casa ha ido salpicando sus novedades con algunos modelos bimetálicos (en bronce y acero), pero hasta ahora no se había lanzado a la construcción de una pieza casi realizada íntegramente en la aleación de cobre y estaño.

Caja y brazalete en bronce

La caja tiene 43 mm de diámetro y una altura de 16,93 mm, con bisel giratorio unidireccional. Los pulsadores del cronógrafo y la corona también están elaborados en bronce. De hecho, la única parte no está hecha de este metal es el fondo de la caja.

Sin embargo, la novedad del Oris Hölstein 2020 es su brazalete, con eslabones de bronce macizo, aunque los pasadores de unión son en acero inoxidable para evitar el desgaste de este metal relativamente blando.

El reloj está equipado con un movimiento de cronógrafo automático calibre Oris 771, basado en un Sellita SW 510 con una reserva de marcha de 48 horas.

Para más información consultar artículo original


Breguet presenta uno de sus relojes-joya más fascinantes

Breguet presenta uno de sus relojes-joya más fascinantesCon el nuevo Marine Haute Joaillerie Poseidonia, Breguet ofrece una preciosa interpretación de la fascinante belleza de los mares. Los fondos del Mediterráneo albergan un tesoro natural: la posidonia oceánica, una planta acuática indispensable para el equilibrio del mar. Breguet interpreta sus arabescos en el Marine Haute Joaillerie Poseidonia a través del arte de la marquetería de nácar y el engaste invisible. Además del Marine Haute Joaillerie con diamantes y nácar de Tahití, Breguet propone otras tres versiones con la marquetería en nácar perlado: azul engastada con zafiros, roja engastada con rubíes, y verde engastada con esmeraldas. Partiendo de la tonalidad dominante de la declinación –rojo, verde o azul– Breguet compone las curvas de la posidonia en diferentes colores.

MARINE HAUTE JOAILLERIE 9509 POSEIDONIA

Caja redonda de oro blanco de 18 quilates. Fondo decristal de zafiro. Bisel, carrura, asas y corona engastados con 123 diamantes talla baguette y un diamante briolette, en total aprox. 6,64 quilates. Diámetro: 35,8 mm. Grosor 10,46 mm.

Esfera de nácar de Tahití, engastado con 85 diamantes talla baguette, aprox. 2,56 quilates. Individualmente numerado y con la firma Breguet. Agujas Breguet en oro blanco. Segundero central decorado con una B como señal marítima reinterpretada.

Movimiento mecánico de carga automática,numerado y con la firma Breguet, cal. 591C. 11 ½ líneas. 25 rubíes. Reserva de marcha de 38 horas. Masa oscilante de oro de 18 quilates decorada con nácar de Tahití, engastada con 31 diamantes, aprox. 0,009 quilates. Frecuencia 4 Hz. Escape de áncora suizo en línea, de silicio. Espiral plana de silicio. Volante Breguet. 169 componentes.

Correa de piel iridiscente dotada de una hebilladesplegable de triple hoja de oro blanco engastada con 30 diamantes talla baguette, aprox. 0,7 quilates.

Para más información consultar artículo original


¿Cómo puede afectar el Covid-19 a la minería artesanal del oro?

Lo que los virus enseñan. ¿Cómo puede afectar el Covid-19 a la minería artesanal del oro?La pandemia del Covid-19 está mostrando la vulnerabilidad de las comunidades africanas dedicadas a la minería artesanal y la ONG canadiense Impact acaba de publicar un informe en el que recuerda una crisis similar vivida en la República Democrática del Congo. Hace dos años estalló allí un brote de Ébola que puso en jaque el delicado equilibrio para mantener una minería local auditada por entidades internacionales y libre de abusos. La ONG trabaja allídesde hace años con el proyecto Just Gold y Women for Peace y en este informe proporcionan un análisis del impacto del ébola en la región que podría ser útil para responder a la expansión del nuevo coronavirus.

El Contexto

Después del brote de ébola de 2018, muchas personas de ciudades y pueblos afectados huyeron a las comunidades mineras artesanales para esquivar la enfermedad o evitar medidas de contención, como restricciones a los movimientos y esfuerzos de vacunación. Esto provocó varias alteraciones en el sensible circuito de la minería artesanal:

Mayor afluencia a las zonas mineras: El tamaño promedio de los equipos de minería ha aumentado de un promedio de 12 en 2018 al actual de 35 personas por equipo, lo que en ocasiones supone la saturación de las zonas de trabajo.

Disminución de los esfuerzos de formalización: El número de mineros con licencia oficial cayó redujo del 95% al 27% después de que el Ébola apareciera por primera vez en julio de 2018. Las ganancias para que los mineros trabajen en cooperativas también se perdieron, cayendo del 17,5% al 6,6% una vez que el Ébola llegó a la región en la que trabaja esta ONG, un año después.

Caída en las ventas legales de oro artesanal: En mayo de 2018, justo antes del brote de ébola, el número de operaciones mensuales por parte de la cooperativa con la que IMPACT colabora en este proyecto fue de 4.494. Desde entonces “hemos visto una disminución abrupta y continua, con solo 307 ventas realizadas el mes pasado. Esto una fuerte indicación de que el oro que hasta hace poco circulaba en el circuito del abastecimiento responsable ha pasado al comercio ilícito” aseguran.

Medios de subsistencia y oro como moneda: El porcentaje de mineros que dependían del oro para las transacciones aumentó del 4% al 17% entre mayo de 2018 y noviembre de 2019; mientras que entre la comunidad en general el aumento fue más dramático, duplicando al 40%. El uso del oro como efectivo suele ser una respuesta a la falta de dólares.

 El comercio ilícito en aumento

Los importadores de gasolina y otros transportistas de carga, considerados esenciales y, por lo tanto, capaces de cruzar las fronteras, han incrementado sus compras ilícitas de oro, comprándolas a bajo precio a un puñado de comerciantes locales, ya sea con dólares estadounidenses o intercambiando gasolina por oro, para luego transportarlo fuera del país.

“En tiempos difíciles, los mineros, comerciantes y exportadores artesanales se ven obligados a volver a los comportamientos que durante mucho tiempo han estigmatizado el oro artesanal a los ojos de los compradores internacionales” puntualizan desde Impact.

Inseguridad

“El aumento en los incidentes de seguridad es probablemente un presagio de lo que vendrá con el Covid-19” aseguran. Ya un grupo armado, CODECO, ha llevado a cabo incursiones en el extremo oriental de la provincia. En abril, tres ciudadanos chinos fueron asesinados por ladrones en una mina de oro en una provincia cercana y se han producido ataques a centros de comercio dirigidos a empresas relacionadas con el oro.

La región de Mambasa, al noroeste del país, donde la ONG desarrolla su proyecto de minería artesanal

Un rayo de esperanza

Nuestros datos contienen realidades inquietantes pero también revelan cómo debemos dar forma a nuestros esfuerzos para apoyar a las comunidades ASM a superar los desafíos asociados con las epidemias y otras situaciones de crisis.

Estabilidad: Si bien ha habido un aumento de la inseguridad es importante precisar que aún no se han producido incidentes críticos que requieran que los compradores se retiren. Esto significa que incluso durante una epidemia se puede mantener una cadena de suministro de oro artesanal responsable y rastreable y libre de conflictos.

Seguridad de la mujer: La inseguridad de las mujeres en la comunidad minera no ha aumentado durante este período, una tendencia notable y motivo de optimismo cauteloso dado que la desigualdad y las tasas de violencia sexual y de género en la RDC son altas. Desde la ONG apostillan también que «a lo largo de los años de implementación del proyecto Just Gold, nuestros datos han demostrado que las mujeres son más leales a la diligencia debida y la trazabilidad que los hombres».

Conclusiones

Con la pandemia de COVID-19 sobre nosotros, las comunidades de ASM en la RDC y en otros lugares se enfrentan a una nueva amenaza para su bienestar. La crisis del Ébola ha demostrado que la formalización y el abastecimiento responsable en áreas afectadas por conflictos solo pueden avanzar reforzando a las comunidades mineras durante los períodos de mayor inseguridad.

Si queremos hacer esto, debemos priorizar los enfoques de abastecimiento responsable que privilegien el empoderamiento de las mujeres, la construcción de la paz y el desarrollo comunitario. Hacerlo no solo ayudará a las comunidades a superar la crisis actual, sino que las preparará mejor para la próxima.

Para más información consultar artículo original


Las importaciones relojes suizos sufren la peor caída de su historia en España

Las importaciones relojes suizos sufren la peor caída de su historia en EspañaLas exportaciones de relojes suizos se desplomaron un 81%en abril después de que los bloqueos provocados por el coronavirus hayan prácticamente congelado toda la cadena de suministro a nivel global.

Curiosamente ha sido China, foco original de la pandemia, la que ha salvado los muebles con una caída moderada del 16%. El cataclismo en el resto de países va del 50% al 100% mientras España desaparece este mes de la lista de importadores, según los datos de la Federación Relojera Suiza (FHS). En marzo los resultados ya apuntaban a un descenso brusco tras una caída del 35%, hasta los 19,1 millones de francos suizos.

Sin embargo la caída de este mes pasado ha borrado del mapa de los importadores a nuestro país, que tradicionalmente se encuentra entre los puestos 12-13 de los compradores de relojería suiza y en el mes de abril suele estar entre los 30-35 millones de francos suizos en términos de valor. En esta ocasión no aparece ni entre los 30 primeros, lo que significa que los pedidos se han rebajado al valor de unos pocos miles de euros.

«Las exportaciones de relojes suizos fueron extremadamente bajas en abril como resultado directo del estancamiento de la producción, distribución y ventas, lo que provocó su colapso», explica en su nota mensual la Federación de la Industria Suiza de Relojes.

Los envíos cayeron un 81% a 328,8 millones de francos suizos durante el mes, y casi todos los mercados disminuyeron significativamente. Los pedidos de Hong Kong se desplomaron un 83% a 42.2 millones, mientras que el suministro a los EE.UU. cayó un 86% a 27.9 millones. Las exportaciones a Japón cayeron un 86%, hasta los 19.5 millones.

Para más información consultar artículo original