Mes: octubre 2020

La loca carrera por conseguir un récord Guinness en joyería

La loca carrera por conseguir un récord Guinness en joyería

La mayor cantidad de diamantes engastados en un anillo es 7.801 y fue logrado por una firma india el pasado 9 de agosto de 2020, según certifica la organización World Guinness Record. Este récord supera el anterior, datado en 2018 y también realizado por una empresa de India, que elaboró otro anillo con 7.777 diamantes y que se acabó vendiendo en subasta por 4,9 millones de dólares.

El diseño de este anillo comenzó en septiembre de 2018, cuando era solo un dibujo a lápiz. Luego, el equipo utilizó un diseño 3D para determinar cuántos diamantes necesitarían para crear el anillo que habían seleccionado. En marzo de 2019 se creó la base del anillo y no ha sido hasta este mes de julio –pandemia de por medio– cuando la pieza se pudo presentar y finalmente acreditarse en agosto.

Pero la pieza es sólo el último paso de una carrera que viene desde hace años. Estos son algunos ejemplos:

 

El que hasta ahora ostentaba el prestigioso récord era este anillo de 7.777 diamantes sobre una base de oro de 18 quilates, vendido por 4.9 millones de dólares. Lakshikaa Jewels de Mumbai, India, creó el llamativo anillo durante 18 meses.

 

Nuevamente procedente de India es este anillo que también recrea una flor de loto y que fue durante algún tiempo el que ostentó el récord Guinness al colocar la nada desdeñable cantidad de 6.690 diamantes en una estructura de oro rosa de 18 quilates.

Y también procedente del país asiático, en 2015 este anillo en forma de pavo real fue el que batió el récord anterior con una pieza en oro blanco engastada con 3.827 quilates. El anillo récord tenía un valor de mercado estimado de 1.7 millones de libras (casi dos millones de euros).

Sólo cuatro años antes este anillo, esta vez de una firma ucraniana, era el que poseía el preciado galardón. Se trata también de un diseño inspirado en un pavo real que, con sus 2.525 brillantes, fue en 2011 el anillo con más diamantes engastados.

Para más información consultar artículo original


Las cuatro C's del diamante ya son norma internacional ISO

Las cuatro C's del diamante ya son norma internacional ISO

La Organización Internacional de Normalización (ISO) acaba de hacer pública la norma ISO 24016 en la que se especifica la terminología y los métodos que deben emplearse para la certificación y descripción de los diamantes incoloros pulidos, bajo la premisa de hacer más homogénea la clasificación de diamantes en los laboratorios gemológicos.

El objetivo de esta norma es, a grandes trazos, hacer que las conocidas como 4C’s del diamante (color, claridad, peso y corte) con las que la industria joyera evalúa el valor de estas gemas se “puedan determinar con la máxima precisión y exactitud” apuntan desde ISO.

La ISO 24016 está elaborada únicamente para los diamantes naturales pulidos y sueltos de más de 0,25 quilates y es un documento técnico de 55 páginas, que proporciona información detallada con tablas y figuras. Hay que puntualizar que el documento se refiere a este tipo de gemas y excluye a los diamantes de color, los diamantes creados en laboratorio, los tratados con cualquier método y las gemas montadas.

Para más información consultar artículo original


La relojería usada, ¿En la mira de las grandes marcas?

La relojería usada, ¿En la mira de las grandes marcas?

Un sondeo realizado por la consultora Boston Global pone de manifiesto que el mercado de relojes de segunda mano moverá este año en torno a los 18.600 millones de dólares y, con un crecimiento sostenido del 8%, el sector podría superar los 27.000 millones en los próximos cinco años.

Quizás una de las conclusiones más destacadas del sondeo es que los consumidores esperan que las marcas de lujo y los minoristas se involucren en las ventas de artículos usados. “En nuestra investigación, el 70% de los consumidores de lujo dijeron que les gustaría comprar productos de segunda mano directamente de marcas de lujo” explica el informe.

Y un porcentaje ligeramente superior, el 74%, indicó que les gustaría que las marcas certificaran los productos de segunda mano que se venden a través de terceros. Estos consumidores tienen expectativas claras con respecto a la seguridad, conveniencia y servicio de una compra, “lo que ofrece una oportunidad prometedora para las empresas con visión de futuro” añaden.

“No es demasiado tarde para que los minoristas y las marcas de lujo se expandan hacia este espacio, aconseja la consultora. “Las marcas podrían enfrentar algunos desafíos operativos para aprovechar la oportunidad, pero el mercado de artículos de lujo de segunda mano es grande, creciente y dinámico, y está aquí para quedarse en la nueva realidad del lujo”, señala el informe.

Para más información consultar artículo original


David contra Goliat: Una pequeña marca americana gana un pleito contra Swatch

David contra Goliat: Una pequeña marca americana gana un pleito contra Swatch

La pequeña manufactura de relojes Vortic Watch Company acaba de anunciar su «victoria» en un caso de marca registrada presentado contra la empresa por Hamilton Watch International, una marca del Grupo Swatch, tras la decisión de una jueza de la Corte Federal de EE.UU

Después de una batalla de cinco años, la jueza ha estimado que Vortic tiene derecho a rescatar y restaurar relojes de bolsillo antiguos y convertirlos en relojes de pulsera, incluidos los que llevan la marca Hamilton, que ha sido la base de la demanda.

Los hechos comienzan en 2015 cuando el conglomerado suizo, a través de su filial norteamericana Hamilton, acusó a Vortic de «infracción de marca registrada y falsificación». El caso finalmente arrancó en febrero de este año y hace unos pocos días se conoció la sentencia.

El trabajo de la firma Vortic se basa en recuperar relojes de bolsillo, algunos con más de 100 años de antigüedad, y empleando los mecanismos y esferas originales los transforma en versiones modernas de muñeca que vende a partir de 1.500 dólares. Se trata de versiones muy elaboradas y con un alto componente artesanal. El problema, a juicio de Swatch, es que se comercializan manteniendo la marca original tanto en las esferas como en los mecanismo, por lo que ellos consideran que «el uso y la publicidad de estos relojes es ilegal».

Para más información consultar artículo original