Author: Elena Joyeros

La plata sigue tomando impulso en 2020

La plata sigue tomando impulso en 2020Según el reciente informe del Instituto de la Plata, “las condiciones macroeconómicas y geopolíticas seguirán siendo ampliamente favorables para los metales preciosos, alentando a los inversores a seguir siendo compradores netos de plata en general, un desarrollo que debería elevar los precios de la plata este año”.

No obstante, según esta misma entidad con sede en Washington y que desde los años 70 ejerce como lobby en el mercado global de la plata, «la demanda para joyería seguirá siendo moderada» y siempre bajo la atenta mirada a la demanda y a la producción china, en jaque por los serios problemas con el coronavirus que aqueja el país.

Demanda de plata al alza

Se espera que el crecimiento de la extracción industrial de plata (que representa poco más de la mitad de la demanda total en 2019) se reanude en 2020, revirtiendo dos años de pérdidas marginales. Si bien las débiles condiciones económicas, particularmente en China, siguen siendo un obstáculo para la producción industrial, es poco probable que se repita la reducción de existencias a lo largo de la cadena de suministro (como resultado de la guerra comercial entre EE.UU y China).

La renovación de este canal “debería ofrecer un impulso adicional a la demanda este año. Prevemos un aumento del 3& en la demanda industrial de plata, que estaría en línea con el pronóstico del Fondo Monetario Internacional de 3.3% para el crecimiento del PIB mundial este año” añaden.

En cuanto a la demanda mundial de joyas, la institución cree que mantendrá un crecimiento modesto este año. India sigue siendo el motor de crecimiento dominante, liderado por la penetración continua de joyas en plata 925, que se venden más comúnmente en las zonas urbanas de ese país.

En los Estados Unidos, el consumo de joyas de plata debería mantenerse saludable, gracias a las fuertes ventas online. También se proyecta un aumento marginal para la fabricación de cubiertos este año. Al igual que las joyas, el crecimiento en este segmento dependerá casi por completo de la India.

Su precio podría elevarse un 13% este año

La plata experimentó una notable mejora en el sentimiento de los inversores en 2019, al aumentar el precio promedio anual de la plata a su primer aumento en cuatro años, un aumento del 4% a 16.21 dólares (en base al precio de plata de la London Bullion Market Association).

El aumento de los precios fue un marcado cambio hacia políticas monetarias más flexibles, a medida que aumentaron las preocupaciones sobre las perspectivas económicas mundiales, exacerbadas por la actual guerra comercial entre Estados Unidos y China.

Las perspectivas para la plata siguen siendo positivas, y se proyecta que el precio promedio anual aumente en un 13% a un máximo de seis años de 18.40 dólares en 2020. Esta recuperación se basa principalmente en un efecto positivo derivado de las ganancias en oro, como lo hará el metal amarillo.

Para más información consultar artículo original


La ministra de Comercio Reyes Maroto da el pistoletazo de salida a Madrid Joya

La ministra de Comercio Reyes Maroto da el pistoletazo de salida a Madrid JoyaLa ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, presidió ayer el acto de inauguración de Intergift, Bisutex y Madridjoya. También asistieron, Ángel Asensio, presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Madrid; Marta Nieto, directora General de Comercio y Consumo de la Comunidad de Madrid, y Concha Díaz de Villegas Soláns, Directora General de Comercio del Ayuntamiento de Madrid, entre otras autoridades, que acompañaron a la directora de la feria, María José Sánchez.

Como ya es habitual, GOLD&TIME ofrecerá una amplia cobertura de la principal feria joyera de nuestro país, pero las primeras sensaciones de los expositores a los que hemos venido consultando en las primeras horas del evento son «muy positivas», destacan en su mayoría.

Algunos de los expositores, ya decanos en la asistencia a esta feria, nos confirman que ha sido «uno de los mejores inicios de feria de los últimos años» no ya tanto por el volumen de visitantes sino por el interés y las primeras ventas efectuadas a los profesionales. «esperemos» añaden, «que la cosa siga al menos en la misma línea durante los próximos tres días».

Para más información consultar artículo original


El valor de las joyas

El valor de las joyasMuchas veces tendemos a confundir valor y precio. El precio de una joya es la cantidad de dinero que cuesta (y sirve como relación de canje). Valor son las connotaciones y aportaciones que hacen tanto el creador como los significados y simbolismos que le otorga el portador. Es muy importante diferenciar estos conceptos precisamente cuando hablamos de una cosa que cuesta mucho dinero; pero a mí me interesa analizar la parte no monetaria de la joya.

Hay muchos posibles planteamientos creativos al enfrentarnos a la realización de una joya, puede ser un encargo con ciertas prioridades marcadas por el cliente, tanto conceptuales como condicionadas por el montaje de algún elemento propio, en estas ocasiones tenemos que aportar nuestra técnica y sensibilidad al servicio del propósito del cliente.


La aportación al valor que podemos hacer como creadores, desde mi punto de vista, tiene que reflejar de alguna manera nuestra forma de ver el mundo


Cuando queremos hacer una pieza para ser seriada nuestras prioridades pueden venir condicionadas por cuestiones técnicas derivadas de la propia seriación y, seguramente, también tendremos en cuenta condicionantes comerciales. Podríamos decir que nuestra aportación tiene que ver bastante con el diseño industrial. Creo que cuando podemos aportar más valor personal es cuando enfrentamos una pieza con total libertad de concepto y materiales: Es aquí cuando cada joyero puede desplegar totalmente su personalidad artística.

Poco tiene que ver cuando tienes una magnífica piedra preciosa y lo que quieres es sencillamente (o no tanto sencillamente) resaltar su singularidad, que cuando pretendes expresar en una pieza la fragilidad de la existencia humana, por ejemplo. Con todo esto lo que quiero decir es que la aportación al valor que podemos hacer como creadores, es saber filtrar con nuestra sensibilidad y oficio los diversos supuestos que nos encontramos. Estas aportaciones, desde mi punto de vista, tienen que reflejar de alguna manera nuestra forma de ver el mundo.

Ahora miremos los valores de la joya desde el punto de vista del portador. Imaginemos un cazador recolector prehistórico, imaginemos que acaba de cazar un oso e imaginamos también que como acto ritual coge una garra del oso, la agujerea con mucho esfuerzo y se la pone en el cuello. Las primeras joyas no creo que tuvieran un valor ornamental importante, tenían un sentido casi religioso: cuando este cazador llevaba muchas uñas en el cuello ya no solo era un valor ritual sino también y seguramente más importante, adquiría una importancia social de poder y prestigio. Quería decir que era un gran cazador y seguramente podía mantener una buena prole familiar.


El collar de zarpas de oso en la prehistoria se convertía en una cosa parecida a las medallas para los militares: de alguna manera existen joyas que sirven para explicar socialmente quién eres o cómo quieres que te vean


El collar de zarpas se convertía en una cosa parecida a las medallas para los militares, de alguna manera existen joyas que sirven para explicar socialmente quién eres o como quieres que te vean. Si lo miramos con ojos actuales nos daremos cuenta de que los significados que tenían cuando se hicieron se han perdido y ya no tienen el mismo sentido.

Otro ejemplo podría ser una pareja que se casa y se hacen unas alianzas. Naturalmente tienen un precio y un valor simbólico (amor, fidelidad, etc…) con los años y después de una feliz vida en común, uno de los dos muere y el otro decide llevar la alianza colgada de una cadena al cuello.

Qué valor tiene ahora esta alianza?, ya no tiene nada que ver con su valor original. De hecho ha cambiado incluso la funcionalidad (ha pasado de anillo a colgante) y no digamos simbólicamente. Ahora incluso ya no podemos hablar de precio… se ha convertido en un puro símbolo.

Para más información consultar artículo original


Amberes homenajea los 100 años de la talla Brillante: 57 lapidarios para un diamante

Amberes homenajea los 100 años de la talla Brillante: 57 lapidarios para un diamanteEn 2019, la industria del diamante de Amberes celebró el centenario del corte brillante, la forma de diamante más exitosa del mundo, creada por el matemático Marcel Tolkowsky. Este aniversario también sirvió como el lanzamiento de un proyecto llamado ‘t Steentje (la Piedra), basado en el pulido de un solo diamante, de 1,67 quilates, a manos de 57 ‘lapidarios’ invitados para la ocasión. La gema fue presentada ayer en el Museo del Diamante DIVA de Amberes, en el marco de una exposición que homenajea al genial lapidario.

La primera faceta de la piedra fue pulida por el invitado de honor y sobrino de Marcel, Sir Gabriel ‘Gabi’ Tolkowsky, quien está ampliamente considerado entre los mejores cortadores de diamantes de todos los tiempos. Sus logros incluyen el diamante Centenario de 274 quilates, cortado de una piedra en bruto de 599 quilates, que sigue siendo el diamante D Flawless más grande de la historia, o el Diamante Jubileo de Oro, el diamante facetado más grande del mundo con 546 quilates, que fue presentado al rey de Tailandia.

La segunda faceta de la piedra fue pulida por el centenario Constantinus ‘Stan’ Hunselmans, quien comparte su año de nacimiento con el corte brillante.

Numerosos VIP del mundo político y cultural de Amberes se encontraban entre la ronda de pulidores, al igual que varios representantes de la industria como Feriel Zerouki, Vicepresidente Senior de Relaciones Internacionales e Iniciativas Éticas, Grupo De Beers, Sergey Panchekhin, Director de Alrosa Bélgica, y embajadores a Bélgica de los países productores de diamantes Canadá, Namibia, Sudáfrica y Angola.

En el camino, la piedra fue pulida por jugadores de fútbol belgas, diseñadores, una campeona de boxeo, músicos y personas de todos los ámbitos de la vida social belga. La última faceta se reservó para el alcalde de Amberes, Bart De Wever.

Para más información consultar artículo original


Casio abandona también la feria de Basilea

Casio abandona también la feria de BasileaBaselworld sigue sangrando. El gigante relojero japonés Casio se agregó en diciembre a las marcas que anunciaron que no participarían en la feria comercial para 2020. El mes pasado, otro japonés, Seiko, ya anunció la retirada de sus marcas Seiko y Grand Seiko.

Según nos explican desde el sector, «los equilibrios económicos cambiantes, las estrategias tradicionales de promoción y comercialización se están volviendo obsoletas y muchas otras razones hacen que los grandes relojeros rompan sus rutinas y desarrollen nuevas estrategias».

Y lo cierto es que también este movimiento muestra lo que muchos consideran el «gran error» de la feria de Basilea: Llevar el evento hasta finales de abril y comienzos de mayo, uniéndolo además al Salón Internacional de la Alta Relojería de Ginebra.

Esto ha provocado la salida de algunas de las marcas más relevantes del mercado, como Swatch, pero también de otras menos conocidas y que no entienden la tardanza de la cita. Además, con dos semanas de eventos, muchos clientes y distribuidores de otros continentes tampoco ven la mejora en enviar a sus directivos dos semanas a Suiza.

Para más información consultar artículo original


Sotheby’s dispara un 22% las ventas de relojes en 2019

Sotheby’s dispara un 22% las ventas de relojes en 2019Las ventas de relojes en Sotheby’s rompieron un récord para la casa de subastas, obteniendo el total anual más alto en la historia de la compañía, con un total de 108,7 millones de dólares.

Esta cantidad supuso un aumento del 22% en el año, y de un 153% durante la última década, con casi la mitad de los lotes alcanzando precios por encima de su rango más alto estimado, aseguraba Sotheby’s en una nota a comienzos de semana.

El Space Traveler I del relojero George Daniels fue la pieza que alcanzó el precio más alto del año, con un total de 4,6 millones de dólares y estableciendo un precio récord para un relojero independiente, y además inglés. Ese precio fue más de 30 veces superior a la cantidad que el mismo mecanismo alcanzó en una subasta hace ahora 31 años.

Para más información consultar artículo original


El último gran diamante del año: 190 quilates de alta calidad

El último gran diamante del año: 190 quilates de alta calidadLa minera rusa Alrosa termina el año con el descubrimiento de una piedra en bruto de 190,77 quilates, encontrata en su cantera de kimberlita Botuobinskaya, en la región siberiana de Yakutia. La compañía minera rusa dice en una nota que el hallazgo tiene características «de alta calidad»aunque la gema aún no ha sido analizada.

La cantera inició su producción en 2015 y es famosa por su alta proporción de diamantes calidad de gema; en torno a los 5,19 quilates por tonelada, una anomalía «muy rara», según los propios analistas de la empresa.

En total, se recuperarán alrededor de 93 millones de quilates en toda su vida útil, con una producción anual en torno a los dos millones de quilates, aunque no todos de calidad gema.

Para más información consultar artículo original


Madame du Barry y el escándalo del collar de la emperatriz

Madame du Barry y el escándalo del collar de la emperatriz

Jeanne du Barry (1743-1793) proveniente de una modesta familia se convirtió en amante de Luis XV con tan solo 19 años. Prendado de su belleza y con el fin de presentarla en la corte, fue casada con el conde Guillaume du Barry.

Si bien una trama política urdida por el Cardenal Richelieu propició el matrimonio, lo cierto es que su acogida en Versalles no fue la esperada. Despreciada por Mesdames, las hijas del monarca, el rechazo se manifestó en las demás damas especialmente en María Antonieta.

Rodeada de lujos, propiedades y joyas, una de ellas la vinculó a su enemiga. El monarca había encargado a los joyeros Böhmer y Bassenge un imponente collar para su favorita, por entonces considerada un símbolo del Rococó por su erotismo falleció en 1774.

La joya formada por dos piezas con motivos de guirnaldas, cintas y lazos, con 647 diamantes y 2.800 quilates estaba terminada.El panorama de los joyeros era desesperante, la condesa vivía su retiro en Louveciennes, el rey Luis XVI no les concedía audiencia y la reina se había negado a pagar la suma exigida.


La condesa de La Motte se fugó a Londres y en 1791 y al verse perseguida por dos supuestos agentes franceses se arrojó desde la ventana del hotel donde vivía


Por otra parte el cardenal Louis Rohan (1734-1803) que ambicionaba convertirse en Primer Ministro de Francia era detestado por María Antonieta. Después de varios e infructuosos intentos por ganar su simpatía la intrigante condesa de Valois de La Motte (1756-1791) le proporcionó la solución, no sin terribles consecuencias.

Mme. Du Barry, amante del rey Luis XV y enemiga acérrima de María Antonieta.

Corría el año 1784 cuando la condesa -que afirmaba ser amiga de la consorte- convenció al cardenal de la compra de la joya que le sería pagada a plazos por la reina, famosa por sus deudas. Entregado a la mediadora que se lo guardó, lo desmontó y vendió los diamantes, la estafa se puso de manifiesto al vencer el primer plazo. El clérigo fue ajusticiado por utilizar el nombre de la reina sin su autorización y si bien fue absuelto perdió el prestigio.

La condesa de La Motte se fugó a Londres y en 1791 y al verse perseguida por dos supuestos agentes franceses se arrojó desde la ventana del hotel donde vivía. En un clima previo la Revolución cuando se hizo público «el escándalo del collar de la reina» María Antonieta perdió más prestigio aún, en esta oportunidad injustamente.

Para más información consultar artículo original


Globalización y hábitos de compra de joyería

Globalización y hábitos de compra de joyeríaGlobalización, una palabra que está en boca de todos. Opiniones hay de todos los colores, a favor y en contra. Pero la realidad es que nos ha alcanzado, queramos o no, y sin darnos cuenta.

Antes nos enterábamos de ese otro mundo, en parte por El Corte Inglés. Ahí nos topábamos con el mes de la India, de China, de México o lo que tocara. Ahora no es necesario entrar en unos grandes almacenes. Aparte de los que viajan tres veces al año a los lugares (cada vez menos) remotos del mundo y compran in situ lo que se les antoja, tenemos tiendas chinas en todas las esquinas, restaurantes indios, afganos, etíopes, peruanos y lo que se nos antoje.

¿Y las tradiciones y costumbres? ¿Quién había oído hablar de Halloween hace 20 años? Incorporamos a nuestras costumbres los correspondientes disfraces con calaveras, los abetos navideños nórdicos, los edredones de pluma, el Santa Claus y le cantamos Noche de Paz en inglés. El afán comercial detrás de todo esto es indiscutible.

¿Porqué no intentamos adoptar costumbres foráneas que, además, nos sean útiles para salvar el negocio joyero?

Podría hacer una lista interminable sobre la adopción de nuevos hábitos que han llegado a nuestro entorno globalización mediante. Pero mi pregunta es, ¿Porqué no intentamos adoptar costumbres foráneas que, además, nos fueran útiles para salvar el negocio joyero español y europeo?

Yo propongo fomentar nuevamente el antiguo ajuar nupcial copiando las costumbres de la India. Cualquier joyero se contentaría con vender una mínima parte de las alhajas que se aprecian en la imagen.

Además, a la hora de divorcio o separación, sería un patrimonio mucho más fácil de repartir que cualquier propiedad inmobiliaria y de paso un aumento considerable de la demanda de tasaciones para nuestros socios.

Por cierto, que para ello no haría falta viajar a la India. Bastaría con acercarse al joyero de confianza. Sería bastante más sostenible.

Erika Junglewitz preside la Asociación Española de Tasadores de Alhajas.

Para más información consultar artículo original


Una visita a los diez mejores museos relojeros del mundo

Una visita a los diez mejores museos relojeros del mundoComenzaba en el siglo XVI el surgimiento de los primeros relojes de uso personal y de bolsillo. Fue Peter Henlein, un cerrajero y relojero de Núremberg quien sustituyendo el motor de pesa y con la invención de muelle real como fuerza motriz logró realizar relojes de un tamaño menor.

A partir de entonces, la transformación de estos instrumentos ha ido evolucionando a lo largo de nuestros tiempos pasando por distintas formas, diseños y tamaños hasta los relojes de pulsera actuales, en los que prácticamente tenemos la posibilidad de portar un ordenador en nuestra muñeca.

Curiosamente muchos de los jóvenes del presente no saben leer la hora en formato analógico, y acuden a sus dispositivos digitales para ello, en concreto al más usado, el teléfono móvil, podemos decir que el reloj ha vuelto al bolsillo del público pasando por toda la evolución histórica y digital que ésta ha conllevado. Para conocer dicha evolución vamos a darnos un paseo por los mejores museos de todo el mundo que contienen estas valiosas piezas.

El Museo del Reloj en Viena

Ubicado en una casa del centro histórico de Viena, este museo contiene relojes que datan del siglo XV hasta la actualidad. Desde un reloj astronómico del siglo XVIII hasta piezas de relojería de todas las épocas y procedentes de distintos rincones del mundo. Se inauguró en el año 1921 y se definen como un museo urbano y universal con un amplio espectro de colecciones y exposiciones.

Poseen curiosas piezas como por ejemplo relojes fabricados con velas, relojes de cuco o incluso otros engastados en cuadros. Su pieza más valiosa se trata de un reloj astronómico que data del año 1769, que además de reflejar la hora tenía la capacidad de indicar los eclipses solares y lunares, así como la longitud de los días entre otros aspectos.

Museo internacional de la relojería, La Chaux-de-Fonds

Situado en Suiza, ciudad destacada por poseer los mejores relojes y los más exactos del mundo, se encuentra el Museo Internacional D´Horlogerie. Contiene en su interior más de 4.500 piezas, entre ellas un total de 2.700 son relojes de pared y 700 de pulsera.

Hace tres recorridos distintos; en primer lugar, un hilo cronológico destacando hitos históricos y técnicos de los relojes, en segundo lugar áreas temáticas que profundizan en problemas específicos de la medición de tiempo y por último lugar, una zona dedicada a tesoros en la que las piezas se presentan por sus diferentes tipos y clasificaciones, sin olvidar cómo no, a los relojes de bolsillo entre los que destacan musicales, de misterio, para invidentes, con joyas, con marca o sin ella de los maestros relojeros muy importantes así como relojes anónimos.

Museo alemán del Reloj

Situado al sur de Dresde, en concreto en Glashütte, se encuentra uno de los centros de relojería más antiguos del mundo. Lleva en pie más de 165 años, siendo en el pasado una antigua Escuela Alemana de Relojería, en él se albergan más de 400 piezas únicas de relojes de bolsillo, pulsera y péndulo desde el año 1840 hasta el presente.

Posee 1.000 metros cuadrados de exposición y en él se presentan diferentes aspectos de estas piezas tanto a nivel técnico como mecánico en orden cronológico bajo el lema de “La
fascinación de la hora, dando vida al tiempo”.

American Clock & Watch Museum

Asentado en Bristol, Connecticut EE UU, considerada como la capital relojera estadounidense se encuentra este museo dedicado en exclusiva a la relojería, su historia, ciencia y arte.

Contiene más de 5.500 piezas relojeras de todo el mundo pero se centra principalmente en relojes de fabricación industrial del siglo XIX y principios del XX. La presentación de las piezas es exquisita, cuidando especialmente el diseño.

Museo Patek Philippe

Localizado en la ciudad Suiza de Ginebra encontramos este templo de la relojería cuya apertura se llevó a cabo en el año 2001 de la mano de Philippe Stern. Ubicado en un edificio de Art Déco totalmente restaurado se encuentran más de 5 siglos del arte de la relojería, dividido en 2 importantes colecciones; la colección antigua del siglo XVI al XIX, que contiene relojes suizos generalmente europeos y por otro lado, la colección Patek Philippe desde el año 1839 hasta nuestros días.

Se considera uno de los museos más hermosos del mundo, además no se trata solo de un museo que expone estas emblemáticas piezas sino que también posee una biblioteca con más de 8.000 obras sobre la medición del tiempo y varias salas de exposiciones donde se llevan a cabo conferencias y presentaciones.

Museo Breguet

Con ubicación en la mítica plaza Vendôme de París, se encuentran más de un centenar de relojes históricos y archivos que se remontan al año 1787 custodiados por Emmanuel
Breguet, biznieto del relojero Abraham-Louis Breguet (1747-1823). El valor de las piezas que contiene este museo es incalculable y algunas han sido portadas por personajes históricos de renombre como María Antonieta, Napoleón Bonaparte, Alejandro I de Rusia o, el ex primer ministro británico Winston Churchill.

El museo abrió sus puertas en el año 2000 impulsado por Nicolas G. Hayek, ex presidente de Swatch Group, desde entonces se dedicó a asistir a subastas hasta ir completando la colección. La familia Hayek adquirió en 2012 dos de los relojes de bolsillo más caros del mundo valorados en 6,4 millones de euros. También otros museos como el MIARB, Museo Internacional de Alta Relojería de Bolsillo, dispone de relojes Breguet.

Museo Omega

Este museo suizo ubicado en un edificio de acero, vidrio y madera está cuidadosamente diseñado por el arquitecto Shigeru Ban, y se encarga de mantener en su interior más de 4.000 relojes, movimientos, herramientas, premios y cartelería de la firma que documentan su historia desde el año 1894 en el que adoptaron el nombre de Omega. Las piezas de relojería están datadas desde los últimos 120 años de historia de la marca hasta el presente.

Realizan exposiciones sugestivas que provocan total emoción en los visitantes y dotan la experiencia de un carácter interactivo, además la entrada es totalmente gratuita. Destaca del museo la curiosa y especial colección de los relojes de bolsillo Omega realizados para ilustres visitantes del Club de Tiro Federal de Argentina en Buenos Aires.

Museo Furtwangen, Alemania

En el pintoresco pueblo alemán de Furtwangen, en la Selva Negra de Alemania, se encuentra ubicado este museo dedicado íntegramente al arte de la relojería. Fue fundado en el año 1852 por Robert Gerwig, primer director de la Escuela de Relojeros. Cuenta con más de 8.000 relojes de una extensa variedad, de los que se exponen alrededor de unos 1.300.

La colección abarca desde los primeros relojes que se crearon hasta la época moderna, todos ellos con diversas funcionalidades, como por ejemplo relojes astronómicos, piezas de relojería que se encuentran integradas en muebles, otras que funcionan como órganos de música o incluso nos ofrecen información sobre las horas de luz. Su colección de relojes de bolsillo es admirada por los visitantes al ser muy representativa en cuanto a modelos por tener todo tipo de relojes.

Museo Grassy

Situado en la capital española de Madrid se encuentra este museo de piezas de relojería antigua. Abrieron sus puertas en el año 1953 en Gran Vía 1. Las piezas pertenecen al coleccionista Pérez de Olaguer-Feliu y está formada por piezas inglesas y francesas de los siglos XVIII y XIX en su mayoría. Alexander Grassy, un apasionado del mundo de la relojería, fue el que se encargó de completar la colección.

El resultado es un interesante paseo por la evolución de estas piezas y su historia hasta mediados del siglo XIX, cuando se empezaron a fabricar industrialmente. Poseen piezas estrellas como un reloj planetario o Copérnico que incorpora el movimiento de los elementos del sistema solar, o un reloj de James Cox destacado por sus diseños autómatas y sus ingeniosos mecanismos.

Museo de Jerez

Ubicado en la ciudad andaluza de Jerez y conservado por May Ruiz, se encuentra una de las colecciones de relojes de sobremesa más valoradas de Europa. Este museo, denominado “El Palacio del Tiempo”, se inauguró el 20 de marzo de 1973 con una colección de 152 relojes, herencia de la Condesa viuda de Gavia. Posteriormente el coleccionista Pedro de León aumentó la colección con 74 relojes en 1974 y años más tarde con 76 piezas más.

En la actualidad cuentan con un total de 302 relojes, de las cuales 208 son expuestas en el propio museo, datadas entre los siglos XVIII y XIX estas piezas recogen las técnicas relojeras de Inglaterra, Francia, Italia, Suiza, Austria y Alemania. Recientemente se ha escrito un libro sobre este museo, por la autora May Ruiz Troncoso.

MIARB, Museo Internacional de Alta Relojería de Bolsillo

Para finalizar con este recorrido a través del tiempo y el espacio por los mejores museos de relojería de bolsillo, nos encontramos con MIARB, un concepto totalmente novedoso y vanguardista a todos los museos que podamos encontrar en la actualidad. En una era digital como la que estamos viviendo, en la que ojeamos el periódico en nuestras tablets, consumimos cine y series en nuestros móviles y leemos libros a través de pantallas, no podía faltar un museo virtual de esta temática.

MIARB fue fundado en el año 2017 por el profesor y académico Dr. José Daniel Barquero, fue su pasión por el mundo de la relojería de bolsillo la que lo empujó a materializar esta idea y a llevarla a la realidad. En la sede virtual podemos descubrir las curiosas e interesantes historias de piezas que abarcan desde finales del año 1600 hasta principios del 1900. Sumando un total de 1500 relojes de bolsillo de diferentes tipologías, categorías, técnicas, épocas y orígenes puestas al alcance de todo el público.

Entre las diversas ventajas que posee el museo, la más importante es la de otorgar al usuario el poder de conocer y visualizar, desde todas las perspectivas y ángulos, las piezas que se presentan en él ofreciendo la posibilidad de ampliar cada uno de los relojes, permitiendo leer inscripciones, u observar sus complejas maquinarias.

Algunos ejemplos de las piezas más destacadas que podemos encontrar en este museo virtual son sus relojes joya, como una pieza perteneciente al maestro relojero Lunardi fabricado con diamantes y zafiros, relojes pertenecientes a monarquías como las de Luis XIV o Alfonso XIII, u otras que han pertenecido a personajes históricos como Sigmund Freud, Eleanor Roosevelt, Albert Einstein o producidas por importantes maestros relojeros como Breguet o Losada, sin duda cada una de estas piezas encierran en sí misma una historia por descubrir.

Para más información consultar artículo original