Noticias

Fabergé diseña un huevo de dragón de 2,2 millones de dólares

Fabergé diseña un huevo de dragón de 2,2 millones de dólares

La icónica Game of Thrones (Juego de Tronos) cumple 10 años de su emisión y se están realizando diferentes homenajes a la que fue una de las series más exitosas de los últimos años. Entre ellos, la icónica casa Fabergé acaba de lanzar uno de sus huevos más exclusivos, valorado en 2,2 millones de dólares.

La pieza está inspirada en la Madre de Dragones, Daenerys Targaryen, personaje interpretado por Emilia Clark, y fue realizada por la diseñadora principal de Fabergé, Liisa Tallgren, en asociación con la diseñadora de vestuario de la serie Michele Clapton.

La espectacular pieza de orfebrería está realizada en oro blanco de 18 quilates, con un dragón que rodea la base del huevo, salpicado de diamantes blancos. El huevo se abre en tres secciones, representando a los tres dragones de la fantasía, mientras que las escamas llameantes están representadas por un pavé de rubíes rojo intenso en la parte inferior y sombreado en zafiros rosas y diamantes blancos en la parte superior, con gemas de colores que destacan del baño de rodio negro sobre oro blanco. En el interior, también hay un segundo huevo de oro, con diamantes blancos engastados.

La sorpresa final es que el huevo se abre para revelar una pequeña corona colocada sobre una base de cristal. Una versión en miniatura de la corona que se le habría presentado a Daenerys si hubiera ocupado el Trono de Hierro (no queremos ‘destripar’ el final a quien aún no la haya visto), engastada con un rubí talla pera procedente de la mina de rubíes Montepuez de Gemfields, en Mozambique.

Para más información consultar artículo original


El IGE desvela los secretos de los Tesoros Mogoles

El IGE desvela los secretos de los Tesoros Mogoles

El Instituto Gemológico Español (IGE) presenta el webinar Los tesoros Mogoles en la colección Al Thani, a cargo de Maria R. Dávila, donde se centrarán en las joyas de la colección que pertenecen al periodo indio antes de que el S.XIX, ya que las joyas en la India gradualmente fueron asumieron aspectos más occidentales bajo el dominio de los británicos, especialmente después de la declaración de la reina Victoria como emperatriz en 1876.

Justo el pasado mes de octubre se le dedicó una conferencia a la colección Al thani, formada por el jeque Sheikh Hamad bin Abdullah Al Thani, emir de Qatar, donde pudimos ver el encuentro de oriente con occidente a través de las joyas que pertenecieron a su colección, que y fueron fuente de placer privado durante mucho tiempo, a través de estas pudimos ver el influjo de la diferentes dominaciones, que tuvo el subcontinente indio y a la vez la preservación de su carácter.


Maria R. Dávila es Licenciada en historia del Arte y Diplomada en gemólogia, directora de la empresa Tasart. Arte y Antigüedades, dedicada durante mas de diez años al reparto de herencias de objetos artísticos, tanto arte, antigüedades como joyería, y a la catalogación de estos bienes, tanto para colecciones privadas como publicas al igual que a la gestión de estas colecciones y la integración de nuevas piezas en las mismas

Los tesoros Mogoles en la colección Al Thani | 11 de Mayo

Todos los webinars del ciclo de conferencias se celebran a las 19:30 hora de Madrid y la asistencia es gratuita y abierta a todo el público. Para unirse sólo hay que entrar desde cualquier dispositivo como PC, Mac, iPad, iPhone o smarthphone, con el link:

https://us02web.zoom.us/j/85852088594?pwd=SzFnenZsRHp3V3RVS21rTTNjc1dJQT09

Código de acceso: 874578

También se puede acceder al webinar usando la aplicación Zoom, haciendo click en entrar a una reunión y usando del ID de reunión: 858 5208 8594, con el mismo código de acceso: 874578

Para más información consultar artículo original


Joyas con Historias: Sólo tú podrás descifrarlo

Joyas con Historias: Sólo tú podrás descifrarlo

Nada más emocionante que descubrir una palabra oculta en un poema, contar con un lenguaje privado para dos o esconder una frase secreta en una joya. Dicen que fue el famoso joyero francés Jean-Baptiste Mellerio (1765-1850) quien inventó lo que después se conocería como joyería acróstica, al crear un anillo con cuyas gemas se podía deletrear la frase J’adore.

La maison Mellerio dits Meller afirma ser la empresa familiar más antigua de Europa, pues sus orígenes se remontan al año 1613, cuando, bajo el mecenazgo de la reina María de Médici, se les otorgó el privilegio de comerciar en todo el territorio de Francia sin tener que someterse a las restricciones administrativas aplicadas entonces. A finales del siglo XVIII, Jean-Baptiste abriría taller y tienda en Versalles, donde contaría con clientes importantes como la reina María Antonieta o los emperadores Napoleón y Josefina.

Napoleón Bonaparte, nacido en Córcega en 1769, fue un militar y estadista que llegó a convertirse en emperador de los franceses. Su historia de amor con Josefina ha pasado a la posteridad como una de las más románticas del mundo -aunque, por lo visto, no lo fue tanto-.

Cuando se conocieron, ella era viuda del político Alejandro de Beauharnais, que había sido guillotinado durante la Revolución Francesa mientras ella estaba en prisión, y tenía dos hijos, Eugenio y Hortensia. Ni eso, ni que fuera seis años mayor que él le importó al entonces general, que quedó deslumbrado por ella nada más verla. Seis meses después se casaron y el matrimonio duró 13 años, en los que hubo desde amor y pasión hasta celos e infidelidades.


Lo jeroglífico, lo secreto, lo privado siempre ha fascinado al ser humano y las joyas acrósticas tienen esa combinación de misterio e intimidad que es capaz de seducir hasta al más célebre de los emperadores


Como Josefina no pudo darle un heredero, en diciembre de 1809, Bonaparte se divorció de ella y, al año siguiente, se casó con María Luisa de Austria, uniéndose, de esta manera, a una de las principales casas reales de Europa para consolidar así su imperio.

Pulseras de Napoleón y María Luisa

Tanto Napoleón como Josefina fueron grandes amantes de la joyería y el lujo, y entre sus alhajas encontramos interesantes ejemplos de acrósticos. Lo jeroglífico, lo secreto, lo privado siempre ha fascinado al ser humano y las joyas acrósticas tienen esa combinación de misterio e intimidad que es capaz de seducir hasta al más célebre de los emperadores.

El alfabeto acróstico consiste en deletrear palabras utilizando diferentes gemas, es decir, en usar las iniciales de las gemas para crear un vocablo o, incluso, una frase. De hecho, si se observan, por ejemplo, las pulseras de este tipo, es fácil darse cuenta de que los colores de las gemas no acaban de combinar bien y surge, entonces, la pregunta de por qué se pusieron juntas. La respuesta es clara: existe un código secreto, una clave para descifrar el mensaje que la joya esconde.

Brazaletes Eugene y Hortense, con sus nombres ‘encriptados’ tras las gemas

En 1806, año en que Napoleón adoptó oficialmente a su hijo Eugenio de Beauharnais y su hija se comprometió con Luis Bonaparte, futuro rey de Holanda, la emperatriz encargó a Francois-Regnault Nitot, de la casa Chaumet -una de las joyerías preferidas de los Bonaparte-, que fabricara dos pulseras con los nombres de sus hijos: Hortensia y Eugenio.

Para Eugenio (Eugene) se utilizaron una esmeralda, un cristal uniaxial (no sabemos exactamente cuál, se suele describir como ‘uniaxe’ pero no se dan más datos), un granate, otra esmeralda, un nícolo y otra esmeralda más. Para Hortensia (Hortense), una hessonita, un ópalo, un rubí, una turquesa, una esmeralda, un nícolo, un zafiro (saphir, en francés) y otra esmeralda.

Nitot se convertiría en el joyero oficial de Napoleón y ambos trabajarían conjuntamente en la elaboración de un regalo para su segunda mujer, María Luisa: unas pulseras de oro que llevaban engastadas piedras preciosas, cuyas iniciales deletreaban el nombre de ambos, sus fechas de nacimiento, la de su primer encuentro y la de su boda. Tres pulseras con un lenguaje enigmático, con un código solo comprensible por el donante y la receptora. Una bella forma de conmemorar y recordar las fechas clave de su historia de amor.

A la izquierda, broche georgiano ‘llave de mi corazón’ con acróstico regard. A la derecha, anillo también victoriano con la palabra dearest

La joyería acróstica se popularizó en Inglaterra, tanto en la época georgiana (especialmente entre 1800 y 1830) como en la victoriana (1837-1901), siendo, en esta última, muy famosas las joyas con la palabra dearest (la más querida), que combinaban diamante, esmeralda, amatista, rubí, esmeralda, zafiro (sapphire) y topacio; o incluso regard (apreciar/estimar), con rubí, esmeralda, granate, amatista, rubí y diamante.

Ya en el siglo XX, el excéntrico aristócrata Fulco di Verdura, que sería jefe de diseño del departamento de joyería de Coco Chanel y, más tarde, colaboraría con algunos de los grandes personajes del mundo de la joya como Paul Flato o con famosos artistas como Salvador Dalí, sentiría fascinación también por el misterio de los acrósticos, creando una pulsera en la que deletrearía la palabra dear (querido/a).

A la izquierda anillo de Jessica MacCormack con el acróstico Beloved (Amado). A la derecha otro anillo, esta vez de Lulu Frost, con las gemas indicando Secret (Secreto).

En la actualidad, este estilo de joyería, romántica y secreta, está experimentando un cierto revival gracias a joyeras como Jessica McCormack, Erica Weiner, Lulu Frost y Priyanka Kedia (esta última con una colección de piezas para reforzar el amor propio), o firmas como Cartier y Chaumet, que han recuperado los acrósticos en algunas de sus joyas más sentimentales: anillos de compromiso con un mensaje oculto, pulseras de amor, colgantes en forma de trébol para la amada o el amado…

Brazalete de Fulco di Verdura y colgante trébol, de Cartier.

Personalmente, me encanta la idea de tener una joya-jeroglífico que diga mucho más de lo que se puede ver a simple vista, que suponga un guiño de complicidad entre enamorados. Un anillo, una pulsera, un broche o un collar que sólo tú y sólo yo podamos llegar a descifrar.

Elena Almirall Arnal es Gemóloga, Tasadora y doctora en Historia por la Universidad de Barcelona. Además acaba de estrenar su propia web dedicada a la formación y la cultura: www.todoesarte.com

Para más información consultar artículo original


El supuesto collar de estilo etrusco falso que resultó auténtico

El supuesto collar de estilo etrusco falso que resultó auténtico

La joyería antigua todavía tiene un cierto estatus en el mercado de la joyería actual, y tiene un mayor valor de colección debido a la historia y las historias detrás de ella. En la larga historia del desarrollo de la joyería, también hubo algunas prácticas engañosas.

Algunos comerciantes vendían joyas con imitaciones de metales preciosos y piedras preciosas simuladas. Por ejemplo, durante el Renacimiento hubo una avalancha de perlas de imitación en el mercado de joyas de Venecia.

Tanto es así que en 1502, los venecianos formularon leyes y reglamentos especiales para preservar la excelente reputación comercial de la ciudad, proclamando que “a cualquiera que fabrique perlas falsas se le cortará la mano derecha y se le exiliará durante diez años”.

En la compra de joyas en el pasado, al igual que en la actualidad, el cliente confiaba mucho en la integridad y la credibilidad del productor, aunque encontrar ejemplos de mala calidad es inusual y no es la norma en la industria.

Uno de esos casos es el ejemplo que nos muestran desde el Instituto Gemológico Internacional, que recibió en su laboratorio de Shangai un collar antiguo estilo renacimiento etrusco fabricado entre mediados y finales del siglo XIX. El motivo del análisis era que la pieza parecía pesar menos de lo que debería y, por lo tanto, se sospechaba que estaba hecho de cobre u otro metal dorado, en lugar de oro.

Para analizarlo llevaron a cabo tres tipos de pruebas empleando uno de sus aparatos más sofisticados, la EDXRF (espectrometría de fluorescencia de rayos X de dispersión de energía). Si el contenido de Au (oro) muestra un 75%, significa que el metal analizado es oro de 18 quilates. Y del mismo modo detectará más o menos quilataje si el valor se encuentra por encima o por debajo de ese porcentaje.

El supuesto collar de estilo etrusco falso que resultó auténtico

Tres pruebas en diferentes ubicaciones

En primer lugar, los gemólogos seleccionaron al azar un colgante del collar y lo probaron en la parte posterior. Los resultados mostraron que la composición de Au era del 84,45% y la pureza era superior a 18K.

Por supuesto, el primer punto de prueba es solo un análisis de superficie elemental del collar. Si la capa chapada en oro de la superficie no se despega ni se daña, el resultado podría ser oro de 18 quilates. Esta es la razón del siguiente paso, probar la composición química en el interior.

Paso 2: Después de examinar el collar, el laboratorio efectuó un pequeño corte en la parte posterior del colgante directamente debajo del collar para medir los puntos. Los resultados mostraron que el contenido de Au era del 60,27% y la pureza excedía los 14 quilates.

Paso 3: Nuevamente, con el consentimiento del cliente, los gemólogos seleccionaron al azar una ubicación en la parte posterior del collar y rasparon la capa de metal de la superficie para formar un área rayada de 2 milímetros x 2 milímetros, exponiendo el metal interno para la prueba. Los resultados mostraron que la composición de Au era del 70,23%, con una pureza de más de 14 quilates y menos de 18 quilates.

De acuerdo con los resultados de estas pruebas se puede decir que este collar antiguo en el estilo del Renacimiento etrusco está hecho de «oro real», a pesar de algunas variaciones. Esto se debe al nivel tecnológico de esa época, la pureza del oro producido entonces no era constante, que oscilaba entre el oro de 14 a 20 quilates.

Para más información consultar artículo original


Un reloj estratosférico para celebrar el vuelo de Gagarin

Un reloj estratosférico para celebrar el vuelo de Gagarin

La marca relojera rusa Raketa (que significa cohete, en castellano) celebra el 60 aniversario del primer vuelo espacial tripulado del cosmonauta Yuri Gagarin con una edición actualizada de su modelo más icónico, lanzado justo tras ese acontecimiento hace ahora seis décadas.

Hoy, 60 años después, esta firma nacia en la ex Unión Soviética ha preparado en colaboración con el también astronauta ruso Sergei Krikalev un reloj simple y robusto, con un movimiento de 24 horas para permitirles distinguir la noche del día en la Estación Espacial Internacional (ISS), donde tienen 16 amaneceres y atardeceres cada 24 horas (La ISS gira alrededor de la Tierra cada 90 minutos).

El movimiento incluye un sistema especial que desacopla las pequeñas ruedas del movimiento automático cuando se le da cuerda manualmente, ya que en gravedad cero el automatismo no funciona, aunque vuelve a hacerlo cuando el reloj regresa a la Tierra.

El reloj está disponible en la tienda online oficial de la manufactura en tres versiones: correa de piel, correa de silicona, o brazalete de acero a un precio entre 1.000 y 1.125 Euros (sin IVA).

Para más información consultar artículo original


Black Panther, el primer super-reloj de Marvel y Audemars Piguet

Blach Panther, el primer super-reloj de Marvel y Audemars Piguet

La relojera suiza lanza la primera colección tras su acuerdo con la conocida editorial. Esta edición limitada de 250 piezas se presentó en el evento virtual Audemars Piguet & Friends, un espectáculo en directo desde Los Ángeles que la marca celebró el 10 de abril con motivo de su colaboración con Marvel Entertainment.

El diseño de este reloj de 42 mm, dotado del calibre 2965, recuerda al traje vanguardista del superhéroe de Marvel y cuenta con una caja redondeada de titanio con bisel octogonal y corona de cerámica negra.

Pantera Negra es un superhéroe de la compañía estadounidense Marvel Comics, creado en 1966 por Stan Lee y Jack Kirby para el número 52 de The Fantastic Four (Los Cuatro Fantásticos). Fue el primer superhéroe negro de los cómics estadounidenses comerciales.

Para más información consultar artículo original


¿Esmeraldas colombianas o de Afganistán? Un laboratorio suizo disecciona ambas gemas

¿Esmeraldas colombianas o de Afganistán? Un laboratorio suizo disecciona ambas gemas

Uno de los desafíos que plantean estas esmeraldas es que en ocasiones se etiquetan erróneamente como colombianas, ya que se asemejan mucho a los especímenes sudamericanos no solo visualmente, sino también en términos de sus propiedades gemológicas. El primer estudio detallado que caracteriza un tipo de esmeralda de Afganistán ha sido elaborado por un equipo de científicos del Instituto Gemológico Suizo SSEF y publicado en la edición más reciente del Journal of Gemmology.

Para realizar el estudio, el equipo de investigación de SSEF probó y analizó más de 100 esmeraldas con calidad de gema del valle de Panjshir en Afganistán, que varían en tamaño desde 1 quilate hasta más de 30 quilates.

Para desarrollar medios confiables para distinguir las esmeraldas afganas de otras en el mercado, el equipo de investigación comparó cientos de esmeraldas de diferentes orígenes utilizando un algoritmo estadístico de aprendizaje automático (t-SNE: incrustación de vecino estocástico distribuido en t). A través de una compilación de 56 elementos en el cálculo de t-SNE, las esmeraldas de Afganistán podrían caracterizarse y diferenciarse aún más de las muestras colombianas.

Gemológicamente, el equipo de investigación informó que el nuevo tipo de esmeralda de Afganistán se caracteriza por inclusiones de fluidos puntiagudos a tubulares (multifase) y canales huecos muy finos y paralelos, ambos bastante similares a las características de inclusión observadas en las esmeraldas colombianas. Aunque el equipo ocasionalmente observó algunas características de crecimiento en forma de galón, el patrón en forma de panal (“gota de aceite”) que es característico de las esmeraldas de Colombia, no se ha observado hasta la fecha en estas nuevas esmeraldas de Afganistán.

La composición química de estas esmeraldas afganas es asombrosamente similar a la de las esmeraldas colombianas. Solo un análisis cuidadoso de oligoelementos de las piedras reveló diferencias, siendo la más frecuente una mayor concentración de hierro en las muestras afganas de nuevo tipo, en comparación con las esmeraldas de Colombia. Sin embargo, la concentración de hierro en los materiales afganos sigue siendo mucho menor que la que se encuentra en las esmeraldas extraídas en Zambia, Brasil y Rusia, por nombrar algunas.

«Este proyecto de investigación muestra a la perfección cómo la ciencia de las pruebas de piedras preciosas evoluciona constantemente, y estamos orgullosos de estar a la vanguardia de tales esfuerzos para proporcionar a los laboratorios de gemas y al comercio nuevos conocimientos científicos sobre estas fascinantes nuevas esmeraldas», dijo Michael. Krzemnicki, director del SSEF y uno de los autores del estudio.

https://gem-a.com/images/Documents/JoG/JoG2021_37_5_Krzemnicki-1.pdf

Para más información consultar artículo original


¿Cómo saber si un Zafiro es auténtico?: La prensa generalista no lo sabe (ni lo pregunta)

¿Cómo saber si un Zafiro es auténtico?: La prensa generalista no lo sabe (ni lo pregunta)

El pasado día 14 se publicó en el diario El Español un desafortunado artículo presuntamente informativo en el que la periodista se preguntaba sobre la manera de identificar un zafiro. Pero la falta de precisión de los argumentos -algunos manifiestamente falsos- despertaron de inmediato en las redes sociales las críticas de joyeros y gemólogos lamentando su falta de rigor y la ausencia del criterio de cualquier profesional, a quien la autora del artículo es obvio que no se le ocurrió preguntar.

Para poner de manifiesto algunas de las falsedades en las que incurrió el artículo hemos querido preguntar a la Asociación Española de Tasadores de Alhajas, una de las entidades de más prestigio en nuestro país en el ámbito de la gemología y la tasación. A través de su vicepresidente, Jesús Ángel Ruiz Mayoral, la Asociación remite una carta al medio que dirige Pedro J. Ramírez aclarando qué es un zafiro y algunas claves para identificarlo. En cursiva destacamos algunos de los errores de la publicación de El Español.

Respuesta al artículo Cómo saber si un zafiro es auténtico (o por el contrario es falso) por Jesús Ángel Ruiz Mayoral | Ante la publicación de su artículo en fecha 14 de marzo de 2021, no nos queda más que intentar esclarecer los términos de posibilidad de identificación de dicha gema.

Existen corindones de todos los colores; el rojo con trazas de cromo, se denomina rubí. Todos los demás, se denominan zafiros. Si no ponemos el color y solo hablamos de zafiro, nos referiremos al zafiro azul. En el resto de zafiros, el nombre irá acompañado del color.

El zafiro es un óxido de aluminio que cristaliza en el sistema trigonal de forma natural. El zafiro sintético es un óxido de aluminio que cristaliza en el sistema trigonal. Tanto los zafiros naturales como los sintéticos tienen las mismas características físicas, químicas y ópticas. Por lo tanto, pocas pruebas fáciles de ejecutar nos ayudarán a diferenciarlos. Es preciso un gemólogo experto para poder identificar unas de otras.

EL ESPAÑOL: Como ya sabrás, y si no lo sabes, te lo recordamos, salvo el diamante, las piedras de igual dureza no se rallan entre sí. Por lo tanto, si se rayan estamos hablando de un zafiro falso.

La dureza de los zafiros, efectivamente, es de 9 en la escala de Mohs. Una prueba de dureza o de rayado sería destructiva, y… ¡cuidado! Dos zafiros pueden rayarse entre sí ya que poseen la misma dureza. La prueba del rayado no es efectiva para una gema tallada.

EL ESPAÑOL: Lo primero es que debes saber que un zafiro tratado, no es un zafiro sintético.

Tanto los zafiros naturales como los zafiros sintéticos pueden ser tratados para igualar o acentuar su color, para cambiarlo o para disimular inclusiones. Por lo tanto, el poder identificar que lleve un tratamiento no es determinante de la naturaleza del zafiro.

Defectos o inclusiones puede tener; defectos de cristalización o inclusiones sólidas, líquidas o gaseosas tanto en un zafiro natural como uno sintético. Nunca, en ningún caso, encontraremos burbujas de aire que solo aparecerían en imitaciones hechas en vidrio.

EL ESPAÑOL: La prueba del aliento. Esta prueba es la más sencilla. Solo tienes que coger el zafiro y respirar sobre él hasta que se empañe. Cuando esté completamente empañado, cuenta cuánto tiempo tarda en desaparecer el vaho. Si el zafiro es auténtico tan solo tardará un par de segundos en desaparecer. Un zafiro sintético tardaría más de dos segundos.

La prueba del aliento no es nada determinante, puesto que las pequeñas gotas de agua que queden en la superficie del zafiro se mantendrán de la misma forma en uno natural y en uno sintético.

EL ESPAÑOL: La obligación de los joyeros es contar con un informe oficial de cada una de las piedras preciosas que comercialice. Por lo tanto, si compras un zafiro en una joyería (que suele ser lo habitual) este tendrá que ir acompañado de la correspondiente certificación.

Los joyeros no tienen la obligación de emitir un informe oficial de cada una de las piedras que comercialicen. Por lo tanto, no tienen la obligación de emitir un certificado. Los joyeros deben estar suficientemente cualificados para identificar un zafiro natural y uno sintético y poder vender a su cliente con la suficiente confianza, puesto que el joyero es el responsable final ante la ley de esa venta.

Sí que es recomendable que un joyero cualificado emita una certificación de las gemas que ya tengan un valor importante, aunque como he dicho anteriormente, no está obligado por ninguna ley a emitirlo.

Hay que tener en cuenta que, aunque sea una de las gemas más importantes y que pueda alcanzar precios muy elevados, podemos encontrar zafiros naturales tallados que no supongan un coste superior a unos pocos euros.

Jesús Ángel Ruiz Mayoral es vicepresidente de la Asociación Española de Tasadores de Alhajas (AETA)

Para más información consultar artículo original