Los diamantes artificiales de DiCaprio crearán 300 empleos en Trujillo, Extremadura

Los diamantes artificiales de DiCaprio crearán 300 empleos en Trujillo, Extremadura

La empresa de Silicon Valley de la que es socio Leonardo DiCaprio elige España para crear sus diamantes, que usará Europa para semiconductores y microchips

La empresa norteamericana Diamond Foundry, participada por el oscarizado actor Leonardo Dicaprio (Titanic, Érase una vez en Hollywood, El Gran Gatsby, Origen, El Renacido…), reconocido filántropo luchador por el medio ambiente y los Objetivos de Desarrollo Sostenibles de la ONU para 2030, instalará en Trujillo, Extremadura, una fábrica de producción de diamantes artificiales -sostenibles-, mediante el uso de reactores de plasma, ya que está muy preocupado por la trazabilidad, impacto ambiental y ética que se genera alrededor de los diamantes.

Sostenibilidad y digitalización; inversión económica y empleo

Los promotores han escogido la región española, además, por su gran potencial en energías renovables. Supondrá una inversión de más de 650 millones de euros y podría crear 300 empleos directos.

Los diamantes artificiales de Diamond Foundry no sólo se utilizan en la alta joyería o en su aplaudida colaboración con la maison gala Balmain, sino que suponen un futuro más ecológico a la hora de digitalizar el mundo y continuar con la expansión tecnológica, ya que se utilizan en microchips y semiconductores, y pueden suponer el nuevo boom mineral tras el tungsteno/wolframio, el grafeno, o la unión de minerales del coltán, usado como los diamantes artificiales, en la fabricación de móviles, tabletas, y otros dispositivos.

El proyecto se presentó a los medios y público este viernes en Mérida, y acudieron presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, y el consejero delegado de la startup de Silicon Valley ya consolidada, Diamond Foundy, Martin Roscheisen, así como el presidente de Powen, Rafael Benjumea, y el secretario general de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa, Raül Blanco.

La inversión de unos 700 millones de euros, la creación de cientos trabajos y poner Extremadura en el punto de mira europeo y norteamericano indican, una vez más, y parafraseando a Marilyn Monro, que los diamantes -aunque sean sintéticos- son el mejor amigo, en este caso, de Extremadura.

Los microchips y semiconductores europeos llevarán gracias a Diamond Foundry el sello made in Spain.

Para más información consultar artículo original