Una visita a los diez mejores museos relojeros del mundo

Una visita a los diez mejores museos relojeros del mundoComenzaba en el siglo XVI el surgimiento de los primeros relojes de uso personal y de bolsillo. Fue Peter Henlein, un cerrajero y relojero de Núremberg quien sustituyendo el motor de pesa y con la invención de muelle real como fuerza motriz logró realizar relojes de un tamaño menor.

A partir de entonces, la transformación de estos instrumentos ha ido evolucionando a lo largo de nuestros tiempos pasando por distintas formas, diseños y tamaños hasta los relojes de pulsera actuales, en los que prácticamente tenemos la posibilidad de portar un ordenador en nuestra muñeca.

Curiosamente muchos de los jóvenes del presente no saben leer la hora en formato analógico, y acuden a sus dispositivos digitales para ello, en concreto al más usado, el teléfono móvil, podemos decir que el reloj ha vuelto al bolsillo del público pasando por toda la evolución histórica y digital que ésta ha conllevado. Para conocer dicha evolución vamos a darnos un paseo por los mejores museos de todo el mundo que contienen estas valiosas piezas.

El Museo del Reloj en Viena

Ubicado en una casa del centro histórico de Viena, este museo contiene relojes que datan del siglo XV hasta la actualidad. Desde un reloj astronómico del siglo XVIII hasta piezas de relojería de todas las épocas y procedentes de distintos rincones del mundo. Se inauguró en el año 1921 y se definen como un museo urbano y universal con un amplio espectro de colecciones y exposiciones.

Poseen curiosas piezas como por ejemplo relojes fabricados con velas, relojes de cuco o incluso otros engastados en cuadros. Su pieza más valiosa se trata de un reloj astronómico que data del año 1769, que además de reflejar la hora tenía la capacidad de indicar los eclipses solares y lunares, así como la longitud de los días entre otros aspectos.

Museo internacional de la relojería, La Chaux-de-Fonds

Situado en Suiza, ciudad destacada por poseer los mejores relojes y los más exactos del mundo, se encuentra el Museo Internacional D´Horlogerie. Contiene en su interior más de 4.500 piezas, entre ellas un total de 2.700 son relojes de pared y 700 de pulsera.

Hace tres recorridos distintos; en primer lugar, un hilo cronológico destacando hitos históricos y técnicos de los relojes, en segundo lugar áreas temáticas que profundizan en problemas específicos de la medición de tiempo y por último lugar, una zona dedicada a tesoros en la que las piezas se presentan por sus diferentes tipos y clasificaciones, sin olvidar cómo no, a los relojes de bolsillo entre los que destacan musicales, de misterio, para invidentes, con joyas, con marca o sin ella de los maestros relojeros muy importantes así como relojes anónimos.

Museo alemán del Reloj

Situado al sur de Dresde, en concreto en Glashütte, se encuentra uno de los centros de relojería más antiguos del mundo. Lleva en pie más de 165 años, siendo en el pasado una antigua Escuela Alemana de Relojería, en él se albergan más de 400 piezas únicas de relojes de bolsillo, pulsera y péndulo desde el año 1840 hasta el presente.

Posee 1.000 metros cuadrados de exposición y en él se presentan diferentes aspectos de estas piezas tanto a nivel técnico como mecánico en orden cronológico bajo el lema de “La
fascinación de la hora, dando vida al tiempo”.

American Clock & Watch Museum

Asentado en Bristol, Connecticut EE UU, considerada como la capital relojera estadounidense se encuentra este museo dedicado en exclusiva a la relojería, su historia, ciencia y arte.

Contiene más de 5.500 piezas relojeras de todo el mundo pero se centra principalmente en relojes de fabricación industrial del siglo XIX y principios del XX. La presentación de las piezas es exquisita, cuidando especialmente el diseño.

Museo Patek Philippe

Localizado en la ciudad Suiza de Ginebra encontramos este templo de la relojería cuya apertura se llevó a cabo en el año 2001 de la mano de Philippe Stern. Ubicado en un edificio de Art Déco totalmente restaurado se encuentran más de 5 siglos del arte de la relojería, dividido en 2 importantes colecciones; la colección antigua del siglo XVI al XIX, que contiene relojes suizos generalmente europeos y por otro lado, la colección Patek Philippe desde el año 1839 hasta nuestros días.

Se considera uno de los museos más hermosos del mundo, además no se trata solo de un museo que expone estas emblemáticas piezas sino que también posee una biblioteca con más de 8.000 obras sobre la medición del tiempo y varias salas de exposiciones donde se llevan a cabo conferencias y presentaciones.

Museo Breguet

Con ubicación en la mítica plaza Vendôme de París, se encuentran más de un centenar de relojes históricos y archivos que se remontan al año 1787 custodiados por Emmanuel
Breguet, biznieto del relojero Abraham-Louis Breguet (1747-1823). El valor de las piezas que contiene este museo es incalculable y algunas han sido portadas por personajes históricos de renombre como María Antonieta, Napoleón Bonaparte, Alejandro I de Rusia o, el ex primer ministro británico Winston Churchill.

El museo abrió sus puertas en el año 2000 impulsado por Nicolas G. Hayek, ex presidente de Swatch Group, desde entonces se dedicó a asistir a subastas hasta ir completando la colección. La familia Hayek adquirió en 2012 dos de los relojes de bolsillo más caros del mundo valorados en 6,4 millones de euros. También otros museos como el MIARB, Museo Internacional de Alta Relojería de Bolsillo, dispone de relojes Breguet.

Museo Omega

Este museo suizo ubicado en un edificio de acero, vidrio y madera está cuidadosamente diseñado por el arquitecto Shigeru Ban, y se encarga de mantener en su interior más de 4.000 relojes, movimientos, herramientas, premios y cartelería de la firma que documentan su historia desde el año 1894 en el que adoptaron el nombre de Omega. Las piezas de relojería están datadas desde los últimos 120 años de historia de la marca hasta el presente.

Realizan exposiciones sugestivas que provocan total emoción en los visitantes y dotan la experiencia de un carácter interactivo, además la entrada es totalmente gratuita. Destaca del museo la curiosa y especial colección de los relojes de bolsillo Omega realizados para ilustres visitantes del Club de Tiro Federal de Argentina en Buenos Aires.

Museo Furtwangen, Alemania

En el pintoresco pueblo alemán de Furtwangen, en la Selva Negra de Alemania, se encuentra ubicado este museo dedicado íntegramente al arte de la relojería. Fue fundado en el año 1852 por Robert Gerwig, primer director de la Escuela de Relojeros. Cuenta con más de 8.000 relojes de una extensa variedad, de los que se exponen alrededor de unos 1.300.

La colección abarca desde los primeros relojes que se crearon hasta la época moderna, todos ellos con diversas funcionalidades, como por ejemplo relojes astronómicos, piezas de relojería que se encuentran integradas en muebles, otras que funcionan como órganos de música o incluso nos ofrecen información sobre las horas de luz. Su colección de relojes de bolsillo es admirada por los visitantes al ser muy representativa en cuanto a modelos por tener todo tipo de relojes.

Museo Grassy

Situado en la capital española de Madrid se encuentra este museo de piezas de relojería antigua. Abrieron sus puertas en el año 1953 en Gran Vía 1. Las piezas pertenecen al coleccionista Pérez de Olaguer-Feliu y está formada por piezas inglesas y francesas de los siglos XVIII y XIX en su mayoría. Alexander Grassy, un apasionado del mundo de la relojería, fue el que se encargó de completar la colección.

El resultado es un interesante paseo por la evolución de estas piezas y su historia hasta mediados del siglo XIX, cuando se empezaron a fabricar industrialmente. Poseen piezas estrellas como un reloj planetario o Copérnico que incorpora el movimiento de los elementos del sistema solar, o un reloj de James Cox destacado por sus diseños autómatas y sus ingeniosos mecanismos.

Museo de Jerez

Ubicado en la ciudad andaluza de Jerez y conservado por May Ruiz, se encuentra una de las colecciones de relojes de sobremesa más valoradas de Europa. Este museo, denominado “El Palacio del Tiempo”, se inauguró el 20 de marzo de 1973 con una colección de 152 relojes, herencia de la Condesa viuda de Gavia. Posteriormente el coleccionista Pedro de León aumentó la colección con 74 relojes en 1974 y años más tarde con 76 piezas más.

En la actualidad cuentan con un total de 302 relojes, de las cuales 208 son expuestas en el propio museo, datadas entre los siglos XVIII y XIX estas piezas recogen las técnicas relojeras de Inglaterra, Francia, Italia, Suiza, Austria y Alemania. Recientemente se ha escrito un libro sobre este museo, por la autora May Ruiz Troncoso.

MIARB, Museo Internacional de Alta Relojería de Bolsillo

Para finalizar con este recorrido a través del tiempo y el espacio por los mejores museos de relojería de bolsillo, nos encontramos con MIARB, un concepto totalmente novedoso y vanguardista a todos los museos que podamos encontrar en la actualidad. En una era digital como la que estamos viviendo, en la que ojeamos el periódico en nuestras tablets, consumimos cine y series en nuestros móviles y leemos libros a través de pantallas, no podía faltar un museo virtual de esta temática.

MIARB fue fundado en el año 2017 por el profesor y académico Dr. José Daniel Barquero, fue su pasión por el mundo de la relojería de bolsillo la que lo empujó a materializar esta idea y a llevarla a la realidad. En la sede virtual podemos descubrir las curiosas e interesantes historias de piezas que abarcan desde finales del año 1600 hasta principios del 1900. Sumando un total de 1500 relojes de bolsillo de diferentes tipologías, categorías, técnicas, épocas y orígenes puestas al alcance de todo el público.

Entre las diversas ventajas que posee el museo, la más importante es la de otorgar al usuario el poder de conocer y visualizar, desde todas las perspectivas y ángulos, las piezas que se presentan en él ofreciendo la posibilidad de ampliar cada uno de los relojes, permitiendo leer inscripciones, u observar sus complejas maquinarias.

Algunos ejemplos de las piezas más destacadas que podemos encontrar en este museo virtual son sus relojes joya, como una pieza perteneciente al maestro relojero Lunardi fabricado con diamantes y zafiros, relojes pertenecientes a monarquías como las de Luis XIV o Alfonso XIII, u otras que han pertenecido a personajes históricos como Sigmund Freud, Eleanor Roosevelt, Albert Einstein o producidas por importantes maestros relojeros como Breguet o Losada, sin duda cada una de estas piezas encierran en sí misma una historia por descubrir.

Para más información consultar artículo original